Tuvimos la suerte de poder entrevistar juntos a Mestre Ivan y a Mestre Gaiola. Fue muy interesante ver las diferentes opiniones que tienen en ciertos temas aún y habiendo aterrizado en la capoeira juntos.

Una vez más, muchas gracias por la conversación que hizo posible esta entrevista

¿Cuándo y cómo empezasteis en la capoeira?

IVAN: Aquí ya empiezan las diferencias, según mis cuentas empezamos a entrenar en el 96, pero segúl las de él…

GAIOLA: 97

IVAN: Lo que sí está claro es que recibimos la primera cuerda en el 97. Empezamos a entrenar en la academia de Mestre Suassuna que estaba en el centro de São Paulo, en Santa Cecília. Mi padre había sido capoeirista y fue uno de los primeros alumnos del Mestre, por eso nos llevó a entrenar allí aunque, en verdad, al principio nosotros entrenábamos con Mestre Tourinho.

GAIOLA: Nuestra primera clase fue con Mestre Sarará que daba las clases de la mañana, Tourinho daba las clases de la tarde y la noche.

IVAN: Mi padre fue capoeirista y por algunas complicaciones familiares tenía que dejarnos en algún sitio ya que él se pasaba el día trabajando. Así que nos apuntó a capoeira muy a nuestro pesar ya que al principio, al menos hablo por mí, no me gustaba nada.

Por no decir que en aquella época no era nada fácil ser alumno de Mestre Suassuna, ni muy agradable. Ya era difícil siendo adulto, como niños era un poco peor.

GAIOLA: Cuando llegamos a la academia no conocíamos al Mestre, sabíamos que era un tío de Bahia y nos imaginábamos alguien alto y fuerte y claro, apareció Mestre Suassuna, bajito, gracioso (a veces).

¿Cuándo os empezó a gustar la capoeira?

IVAN: Fue mucho tiempo después, y no es broma, tardé unos cuatro años en que me gustara. Durante los primeros dos años quería dejarlo cada día.

GAIOLA: Digamos que nosotros hacemos capoeira porque nos gusta, a mí me gustan mucho los deportes pero la razón por la que seguí en la capoeira es…

IVAN: Creo que lo más importante fueron las personas que encontramos más que la capoeira en sí.

GAIOLA: Seguimos por la gente que creió en nosotros, hay mucha gente que nos ayudó y también habría sido una falta de consideración cambiar de deporte por todo el tiempo, energía y dinero que esas personas invirtieron en nosotros.

IVAN: Cuando decimos esto no nos referimos a Mestre Suassuna, al menos al inicio, en esa época los que confiaron en nosotros fueron Tourinho, Boca… los que llevaban más tiempo nos ayudaron mucho. Incluso gente que al final no siguió entrenando pero que fueron muy importantes para nosotros. Al principio nos quedamos más por la gente que por la Capoeira. La Capoeira forma parte de lo vino más tarde.

¿Cuáles son vuestros nombres y por qué os dieron vuestros apellidos?

IVAN: Bueno, yo me llamo Ivan y él se llama Igor. Y es interesante el porqué, en Brasil se dice que cuando uno está pasando una situación difícil es que la situación es rusa y mi padre siempre dice que nuestros nombres son rusos porque cuando nacimos ¡la situación estava rusa!

¿Y por qué Gaiola?

GAIOLA: A ver, hay varias versiones, os cuento la más bonita, ¿ok? Cuando empecé a entrenar yo era gordito y al principio era bolita negra, albóndiga, cheesetudo (hamburguesa completa)… tuve varios apelidos. En la adolescencia adelgacé y todo empezaron a darme más apelidos, calavera, chasis de coche… y como se me marcaban las costillas y parecía una jaula empezaron con la broma de gaiola (jaula en portugués). Y se quedó, de hecho nos llamaban los gaiolas.

¿Vuestro mestre es Mestre Suassuna?

¿Siempre lo fue?

IVAN: Sí, porque empezamos en su academia. En verdad todos los que entrenábamos allí éramos sus alumnos, pero hay que dejar muy claro que cuando nosotros empezamos Mestre Suassuna no daba clase a los iniciantes. Nuestros primeros 5 o 6 años no fueron con él directamente. Podemos decir que él siempre ha sido nuestro mestre pero no de manera directa cuando empezamos.

GAIOLA: Yo considero Tourinho como mi mestre y Suassuna el mestre de todos.

¿Quiénes fueron las referencias que más os marcaron durante esos primeros años?

IVAN: Yo creo que al principio la principal referencia fue Mestre Durinho, que era compañero de Mestre Tourinho. Teníamos mucho contacto con él y para mí él era extraordinario, cogí de él la idea para desarrollar mi capoeira porque su estilo era extremamente suave, no sé ni cómo describirlo en palabras. Pero era algo que hasta cuando jugaba rápido parecía lento, no sé si es bien bien la definición. (Manteiga: es un poco tu manera de jugar). No sé si conseguí llegar a ese punto pero él tenía algo que le hacía parecer muy tranquilo hasta cuando jugaba rápido. Eso es algo que yo admiraba mucho.

Mestre Iraní también fue una referencia muy importante, me gustaba mucho su capoeira. Tourinho fue una influencia muy grande no tanto en cuanto al juego si no en la parte de cómo enseñar capoeira, era muy duro en sus clases y yo soy muy duro con mis alumnos, pero también era muy protector. Tenía esa cosa de yo puedo meterme con todo el mundo pero los demás no pueden meterse con mis alumnos.

Mestre Sarará fue mi padrino de corda verde, toda esa generación nos influyó de un modo u otro, unos de manera más directa y otros menos pero creo que si tenemos que hablar de la base los dos que más nos influenciaron fueron Durinho y Tourinho.

Me gustó la parte de su clase en la que explicabas los movimientos más que mostrar lo que había que hacer. ¿Qué te llevó a desarollar ese tipo de clase?

IVAN: Ese fue un punto muy interesante cuando decidí abrir mi academia. Después de entrenar durante mucho tiempo con Tourinho pasamos a entrenar con Suassuna y decía algo que me parecía muy interesante, él nos decía que cualquiera puede enseñar capoeira pero que él hacía que cada capoeirista fuera especial.

Tardé mucho tiempo en entender qué quería decir y aún ahora no estoy seguro de haberlo entendido. Ele hablaba de la importancia de tener un estilo propio, no somos productos de una producción en cadena y tenemos que ver la capoeira desde el punto de vista de un artista. Solo existió un Picasso y un Van Gogh, cada capoeirista tiene que ser único.

Cuando tuve mis primeros alumnos me pareció interesante ver que yo no conseguía enseñarles de la misma manera que me enseñó mi mestre, yo nunca le vi hacer nada. Él ya no jugaba capoeira cuando nos enseñaba así que llegué a la conclusión de que mi estilo de capoeira lo creé yo, con su ayuda, pero lo creé yo ya que él me decía lo que tenía que hacer y yo entendía lo que entendía. Le decía lo mismo a otra persona y ella entendía lo que entendía así que te encontrabas con diferentes maneras de hacer lo mismo.

Llegué a la conclusión de que eso ocurría porque él no hacía mucho, no teníamos donde copiar y así cada uno creaba su propia idea.

Hoy en día intento pasar esta idea a mis alumnos, sobre todo a los más antiguos, cuando vas a hacer un movimiento tienes que visualizarlo primero, como tu cuerpo se moverá para llegar a efectuar el movimento. Creo que cuando muestras el movimiento la gente simplemente lo copia, la gente te copia y estira la pierna, pone el talón de cierta manera, lo hace con las dos manos en el suelo…

Si simplemente hablas la persona puede entender cualquier cosa y es interesante el hecho de que de allí puede salir cualquier cosa. Creo que de esta manera es más fácil crear estilos diferentes y al final es mucho más interesante ver una roda.

En tu caso creo que al principio de llegar a San Petesburgo no era muy fácil poder explicar los movimientos, ¿no? ¿Qué tipo de clase te gusta dar?

GAIOLA: Me gusta el hecho de estar aprendiendo, aún no he formado a capoeiristas ya que mi trayectória como profesor es muy reciente. A mí me gusta seguir el ejemplo, soy muy de hacer la clase con los alumnos para motivarles y poder dar una inspiración pero también estoy de acuerdo con que cada capoeirista tiene que tener su propia personalidad.

La copia está matando la capoeira, porque la gente va copiando, copiando, copiando y cada vez la copia es peor.

El primero es el bueno, luego el segundo ya es más o menos, el tercero ya es…

IVAN: Para aportar algo a lo que está diciendo, como dije en la clase que di aquí, cuando empezamos en la capoeira podíamos ver muchas diferencias entre los capoeiristas. Durinho y Tourinho que iban a todos sitios juntos eran capoeiristas completamente diferentes.

Boca, Habibis y Mentirinha que siempre han estado juntos tienen ideas de juego diferentes, no tienen nada que ver el uno con el otro. Puedes vernos a nosotros y a Janaina, que solo tiene 2 o 3 años menos de capoeira que nosotros y ya tiene otra idea completamente diferente de la capoeira. Creo que precisamente eso es lo que hacía interesante la capoeria de Cordão de Ouro, sea cual fuere el estilo de capoeira que te gustaba, lo encontrabas en Cordão de Ouro.

Hoy en día eso ya no existe, hay un modelo de juego Cordão de Ouro… creo que cuantos más artistas diferentes tengas en un grupo el resultado será más interesante para cualquier persona.

GAIOLA: La gente se confunde mucho con la definición de Cordão de Ouro. Cordão de Ouro no es miudinho, es intentar hacer algo bien y tener una identidad propia.

IVAN: La capoeira de Cordão de Ouro se define mucho más por los principios que por la movimentación. Todas las ideas y los principios de los mestres de Cordão de Ouro son los mismos, pero la manera de proceder es diferente en cada uno de ellos.

Todos tienen la misma idea, todos repitieron la idea de la jerarquía que para nosotros es algo muy importante. Para que te puedas hacer una idea, nosotros dos tenemos la misma graduación pero como yo soy mayor hablo yo primero. Pero es porque nos educaron así, coges la idea del respeto a través del juego de la capoeira.

Que si tienes que usar un movimiento sucio para ganar a tu adversario no eres suficientemente bueno. ¿No? Si no tienes calidad y tienes que recurrir a un movimiento feo no estás entrenando todo lo que necesitas.

Creo que Cordão de Ouro se define mucho más por la filosofia que por los movimientos pero es algo que se está perdiendo, cada vez se habla menos de filosofía, cada vez más gente intenta organizarse por la movimentación y es entonces cuando se intentan cosas feas. A mí es algo que me molesta, porque me gusta mucho ver capoeira, es como cuando te gusta el fútbol, querrás ver jugar al Barça.

Para las cosas buenas tienes que tener algo interesante que enseñar, no es solo el cuerpo, nuevas ideas, nuevas maneras…

¿Cómo encontráis el equilibrio entre probar nuevos movimientos y mantener los que ya tenéis?

IVAN: En esto también volvemos a ser muy diferentes. Yo creo que llega un momento en el que el juego del capoeirista ya está formado. A partir de ese momento tienes que colocar cosas nuevas pero que sean cosas que has creado tú. Hay cosas nuevas que no son tan interesantes, o que no suelen pasar ya que incorporar en el propio juego algo nuevo es un proceso largo

En el momento en el que estoy ya no me interesan movimientos nuevos que haya en la capoeira. Eso no se creó ni para mí, ni por mí, así que no me interesa para mi juego.

GAIOLA: En mi opinión, quiero crear muchas cosas para la capoeira pero para crear tengo que hacer bien lo que ya hago. No tengo porqué hacer todos los movimientos, todas las patadas, todas las acrobacias… Cuando tenga una buena variedad de las cosas que hay en la capoeira afianzada es cuando puedo crear cosas nuevas.

Creo que hay mucha gente que quiere ayudar a la capoeira añadiendo muchas cosas nuevas y está bien, pero primero tienes que hacer bien lo que ya haces. La capoeira ya es buena pero a veces está mal hecha, primero hay que hacer bien lo que uno sabe.

IVAN: Esto que ha dicho es muy importante, la creatividad no puede ser una necesidad, no puedes sentir la necesidad de crear algo nuevo cada día. Tienes que ser apto y consciente de crear cosas nuevas según las vayas necesitando.

A mi me interesa mucho hacer movimientos que sean muy abiertos y que después se conviertan rápidamente en uno más cerrado dando la impresión de que eres muy grande y muy pequeño a la vez. Me da un poco igual si es un macaco, una aú o lo que sea, me interesa más la visión general.

Estoy de acuerdo con él en el tema de que la gente, hoy en día, siente la necesidad de crear cosas, como si la capoeira ya no fuera suficientemente rica.

Hay gente que cree que si no ha creado nada es como si no hubiera hecho nada. Si piensas así lo que necesitas es trabajar lo que ya tienes para tener una buena base para crear algo nuevo.

¿Tenéis alguna referencia fuera de la capoeira en cuanto a loa movimentación o a la vida en general?

IVAN: Hay muchas cosas que me interesan pero no sé si podrían considerarse referencias. Después de algunas lesiones ahora me interesan mucho el Yoga y la calistenia que se enfocan a la preparación física.

Mi cuerpo ya no me permite seguir los entreno tan físicos que hemos hecho hasta ahora, ahora me resultan más perjudiciales que buenos. Estoy buscando otras cosas para mantener mi forma física pero traer cosas a mi juego de capoeira por ahora no.

He visto mucho la idea del movement, pero creo que es más el movement cogiendo ideas de la capoeira que trayendo nuevas hacia ella.

Más que de movimientos, de metodología

IVAN: En ese aspecto creo que las artes marciales chinas son muy interesantes. A veces estudio sobre los maestros de taekwondo y en su metodología de entreno de los golpes.

Tengo un alumno en Argentina que es cinturón negro de taekwondo y me explicó cómo plantean el entreno de los golpes básicos, hay veces que hacen un martelo en la punta del pié de apoyo, con el talón levantado. Así logran un mayor equilibrio a la hora de efectuar el movimiento pero, claro, ellos no tienen las rasteras.

Creo que es bueno tener una visión de como lo hacen las otras artes marciales ya que la capoeria nació de una manera un tanto caótica y le viene bien un poco de metodología.

GAIOLA: Ahora hay mucha más, cuando nosotros empezamos era muy físico. Como comenté hoy durante la clase muchos movimientos se enseñan de manera muy masticada, y tampoco tenemos muy claro si eso es algo bueno. Nos hemos pasado la vida aprendiendo cosas a base de repetición hasta que el cuerpo seguía el flow.

IVAN: Una idea que hay que entender es que nosotros hemos sido formados como atletas y un buen día llegamos a ser profesores, pero nadie nos enseñó a serlo. Tuvimos que aprender solos, porque no existia esa idea de que la capoeira llegara a un status, ya he viajado a muchos paises para enseñar capoeira, ¡imagina cuantos errores ya he cometido! El camino ha sido difícil hasta llegar a pasar una clase con la seguridad de que nadie va a hacerse daño.

No crecimos con ningún conocimiento de anatomía o de musculatura, ¿entiendes?

GAIOLA: Yo también he buscado referencias en las artes marciales tradicionales. No por la violencia, pero creo que la capoeira tiene que espejarse en estas artes marciales que tienen siglos de historia ya que la capoeira es un deporte nuevo. Lo que me gusta de las artes marciales es su uniformidad y organización.

Hay muchas artes marciales que tienen pocos movimientos, tienes cinco o seis movimientos más unas diez patadas y así te quedas durante veinte o treinta años entrenando las mismas cosas. Es un poco limitado, la capoeira es más ámplia, tienes como poder hacer variaciones crear cosas como en el caso del jiu-jitsu, y hay otras que con poca cosa ya están bien.

¿Qué consejo le darías a un capoeirista que está empezando?

IVAN: Mira, al principio es importante confiar en lo que dice el mestre. Confiar en el mestre que escogiste y en el trabajo que está desarrollando, confiar, porque hoy en día veo mucha frustración en algunos alumnos.

Hay gente que se decepciona con la capoeira y es porque tiene expectativas. A mis alumnos les digo que aprovechen el hecho de ser alumnos ya que ahora pueden equivocarse, es la única fase de la capoeira que es divertida, como en todo, cuando algo se profesionaliza es más difícil.

Hoy no solo soy responsable por mi capoeira sino también por la de mucha gente, por su filosofia y su profesionalidad. Y hay gente que se pone nervioso ya siendo alumno, a ellos les digo, tío, aprovecha, confía en tu mestre que él sabe el camino que tienes que seguir. Si estás allí entrenando cada día ya estás haciendo tu parte, del resto deja que se encargue el profesional que has escogido como mestre. Ese sería mi consejo.

GAIOLA: Mi consejo es de jugar, de aprovechar bastante la capoeira y ser ignorante, la ignorancia es una bendición ya que cuando empiezas a saber mucha capoeira a veces puedes perder las ganas.

IVAN: La política existe en todos los ámbitos, es cuando sólo se trata de placer cuando es divertido.

GAIOLA: Tienes que ver la capoeira como cosas simples, como poner el pié, como poner la mano, dónde hacer una aú… haciendo las cosas sin pensar en la tradición, sin la rastera, sin el ataque… tienes que ser como un niño que crece poco a poco.

Muy poco a poco, y cuando cumplas 20 años de capoeira tienes que ser bueno. Es muy difícil mantener la voluntad.

IVAN: En verdad no es tan difícil, creo que la idea que hay que tener presente es que ya puedes tener cuerda de mestre o lo que quieras pero nada dura para siempre. Vas a tener que ser un atleta durante mucho tiempo con la única diferencia que al principio es el mestre el que te dice lo que tienes que hacer.

GAIOLA: Las lesiones llegan por el desafío, porque siempre te tienes que desafiar a ti mismo. Cuando gingas, das una armada, una aú, juegas en una roda ai que guay, hacer un juego bonito en la roda y a veces acabamos exigiéndonos mucho.

Divertirse, jugar y Sarobar 🙂

IVAN: La capoeira es muy divertida y cuanto más tiempo te dure esta idea de la diversión más tiempo mantendrás el cariño por la capoeira.

Creo que todo lo que llega a profesional llega un punto que queda medio… hoy en dia, por ejemplo, vas a los eventos y te encuentras cinco corrillos hablando de la política de la capoeira. Es nuestra rutina.

Me canso más de hablar de fulanito que ese día hizo lo que fuera que de tocar el berimbau.

Deja un comentario